ROMERÍA EN HONOR A LA VIRGEN DE LA ESPERANZA

por / lunes, 11 junio 2018 / Publicado enFiestas
romería Valdemorillo 2018

Valdemorillo, vivió su tradicional romería, este pasado 10 de junio. Ni la amenaza de lluvia, empeñó el día, y la ausencia de calor hizo mucho más llevadero el camino, esos cinco kilómetros a pie que se recorren cada año entre el casco urbano y la ermita de Valmayor para retornar la talla de la Virgen de la Esperanza a su altar habitual.

Vecinos a pie, jinetes, músicos, y por supuesto curiosos, se sumaron a la comitiva, especialmente peculiar por el continuo danzar de las decenas de parejas que preceden la imagen de la Virgen, dando pasos y más pasos al compás del sonido serrano de los Malangosto, como cada año, y ya van más de 25, elevaron la notas que provocan ese revuelo de faldas, movidas a toque de rondón que, sin duda, es una de las singularidades de esta romería.

La espectacular salida de la Virgen del templo parroquial, irrumpiendo entre los acordes del himno nacional por la rampa de granito que añade tanta dificultad como vistosidad a la hora de dar la salida al cortejo, y que volvió a quedar flanqueada por la alfombra floral que ha cumplido su primera década como elemento ornamental ya indispensable en cada nueva edición romera, volvió a provocar esas miradas y sonrisas que viene a firmar la importancia de esta costumbre.

Y no menos llamativo volvió a resultar esa particular ‘despedida’ en plena Plaza del Cristo, lugar al que también como manda la tradición llegó la imagen de San Isidro, portada en andas por miembros de la Hermandad de la Esclavitud del Santísimo Sacramento.

Y desde ese punto hasta la ermita, ya todo fue danza y alegría, puro entusiasmo en una comitiva en la que no faltaron ni los vehículos especialmente engalanados para la ocasión, de tracción mecánica, pero alguno también tirado hasta por un pony.

La originalidad y apuesta por la presencia infantil mostradas por la familia Partida Casado con su particular vehículo engalanado se hizo con el primero del trío de trofeos. Las otras dos, premiadas en segundo y tercer lugar, respectivamente, fueron la presentada por José Manuel Bravo y Eva Ruíz, así como la diseñada por Bernardino Mellado

Junto a estos nombres, tantos otros, el de los centenares de personas que se decidieron a marchar a la ermita donde la ofrenda de flores reflejó, una vez más, la devoción local que se tiene por la Señora de la Esperanza.

 

Etiquetado bajo:
SUBIR UA-41949505-1